Gustavo Cerati cumpliría 60 años: lo recordamos con cinco de sus grandes hits

El artista Argentino hoy cumpliría 60 años, por eso los amigos de TN La Viola lo recuerdan con cinco de sus grandes éxitos. La nota es de La Viola (Todo Noticias de Argentina).

Gustavo Cerati marcó al rock nacional con sus canciones. Una estética sonora nueva que influenció a varios artistas latinoamericanos. «Un arquitecto del sonido», como lo definió Charly García. Un trabajador incansable del estudio de grabación, donde podía pasar muchas horas tratando de dar con el efecto deseado. Muchas de sus canciones son himnos que suenan en distintos puntos de América.

Su carrera musical arrancó con Soda Stereo, en 1983, pero ya a los nueve años tomó clases de guitarra y a darle vida a sus primeras composiciones. En la adolescencia participó en distintos grupos under, donde demostró su versatilidad tocando distintos estilos. Fue fundamental cuando conoció a Zeta Bosio, en un aula de la Universidad del Salvador, cursando la carrera de Publicidad. Al tiempo se sumó Charly Alberti, hijo del famoso baterista Tito Alberti, quien llegó al proyecto gracias a Laura Cerati, hermana de Gustavo. Fue en esa casa de Charly, en la esquina de Victorino de La Plaza y Barilari, en Núñez, donde el trío estableció las bases de lo que sería su historia. Después llegaron los discos, las extensas giras, shows multitudinarios. La consagración.

Cerati también brilló como solista. Discos como Amor amarillo (1993), Bocanada (1999), Siempre es hoy (2002), Ahí vamos(2006) y Fuerza natural, (2009), entre otras producciones y colaboraciones, siguieron en la línea del éxito logrado junto a Soda.

«Crimen» – Ahí vamos (2006)

Quizás su mayor éxito como solista. Una canción que guardó por un largo tiempo y que llegó a ofrecerle aShakira. Sintió que el tema no encajaba con el concepto sonoro del disco, volcado a la distorsión de la guitarra, con pasajes más crudos. Una balada que también tenía algo de John Lennon y su «Jealous Guy». «La llamaba ‘Robbie Williams’. De hecho fue un tema que se llamaba ‘Celos’ y que le había mandado a Shakira por si le interesaba grabarlo para su álbum. Los músicos de la banda me insistieron para que la hiciera, pero yo me resistía un poco: la veía al borde de lo burdo. Pero en este disco (Ahí vamos), traté de hacer las cosas sin miedos y sin prejuicios», describió Cerati sobre la canción.

Fue importante la decisión del coproductor de Ahí vamos, Tweety González (acompañó a Soda Stereo como tecladista invitado por varios años) para incluirla. “Esa canción me enamoró desde el demo, sin tener la letra. A los 30 segundos me di cuenta que era un temazo. Lo convencí de que valía la pena probarla”, le contó el productor a La Viola.

La canción tiene un video que fue dirigido por Joaquín Cambre. Cerati interpreta a un detective que investiga la vida de una bella mujer que hacía Mónica Antonópulus. También actuó Julieta Díaz, como asistente del personaje principal. «Gustavo me contactó a través de su manager porque había visto un video mío, inédito, de Miranda. El era jurado de un concurso y le había gustado. Me pidió que escribiera una propuesta para ‘Crimen’. Yo armé un librito impreso superlindo y fui a su estudio a conocerlo con muchos nervios. La idea le fascinó. Estaba feliz. Me dijo que había entendido perfectamente lo que él quería transmitir«, recordó Cambre a La Viola.

Sobre la idea, el director apuntó: «El nombre ‘Crimen’ dio el puntapié para hacer un policial negro, mi género favorito del cine clásico. Después fui sumando a las actrices que tenía en la cabeza y resultó muy bueno. Gané un Gardel y fui nominado a varios otros premios«.

«Crimen» fue uno de los cortes de difusión de Ahí vamos. «Es un disco de rock, con energía de rock, muy enfocado a la guitarra como comandando un poco el sonido preponderante del disco”, así definió el álbum Gustavo Cerati días después de la salida del material, el 4 de abril de 2006. Fue un regreso a su origen musical, a escuchar grupos que lo marcaron de adolescente como Queen y Led Zeppelin. El artista tuvo la necesidad de un cambio; volver a los sentimientos que despertó en sus fans en los tiempos de Soda Stereo.

«Puente» – Bocanada (1999)

Otro de los éxitos de Cerati, que tiene una frase inmortalizada por sus fans: «Gracias por venir«. «‘Puente‘ es pura imaginación. No es que estoy hablando de nadie en especial, la verdad es esa. Es la única canción en donde incorporo un poco la idea del público, o lo que puede llegar a pasar con esa canciones cuando la estás haciendo con gente. Y esa idea de aquello que estaba separado y hoy está junto. También era una forma de neutralizar el ‘Gracias totales’, me había transformado en Mister Gracias Totales», describió el músico sobre el mensaje del tema.

Leo García, uno de los músicos que participó de la grabación y presentación del disco, definió a esta canción como una de las más importantes de su carrera. «Una canción bisagra. Participé poniendo algunos arreglos, y canté junto a Gustavo. Escuché el resultado y fue increíble. Representa algo muy importante en la historia del disco», le contó Leo a La Viola.

La canción tiene un curioso video, donde el artista, junto a los integrantes de su banda, recorre literalmente las calles en un helicóptero. «Va por tierra y es medio ridículo cuando estaciona o cuando llega a un lugar en donde hay dos soles, que es el final del video y el único que vuela soy yo. Era muy loco, fueron cuatro días así, en la noche, la gente no entendía nada. Al mismo tiempo aparecen los amigos del grupo que los voy llevando», describió Gustavo.

Bocanada fue el primer disco del artista -segundo como solista- que salió después de la separación de Soda. Para no perder el pulso, el artista armó su propio estudio en el fondo de su casa. Lo llamó «casa submarina». Fue ahí donde descubrió su nuevo mundo, un laboratorio, junto a sus chiches tecnológicos, con la posibilidad de jugar con la creación. Pasaba las horas durante el día junto a su familia, cumpliendo su rol de padre y marido, para después encarar la noche, al encanto de la composición, sumergido al comando de su submarino sonoro.

«Fuerza natural» – Fuerza natural (2009)

Después de la exitosa gira del regreso Me Verás Volver (2007) de Soda Stereo, Cerati se tomó unos meses de descanso. Fueron días muy intensos sobre los escenarios, con una respuesta fantástica por parte del público. Al año siguiente, el músico volvió a su nuevo estudio «Unísono» para diagramar su nuevo álbum. Pasó muchas horas escuchando música de su adolescencia, como Led Zeppelin, Traffic, Todd Rundgen, Ney Matogrosso o Electric Light Orchestra (ELO). También mostró interés por el folk, con artista nuevos como Vetiver, Fleet Foxes o el trabajo de Robert Plant junto a Alison Krauss, Raising Sand.

El resultado final de todo ese proceso de composición fue el disco Fuerza natural. En este listado, el primer tema que le da nombre a la obra, que es una frase que aportó el hijo del artista, Benito Cerati.

En este álbum, próximo a cumplir 10 años, el artista trabajó con melodías de distintos estilos. Está el rock, el folk y también hay cierto costado psicodélico. Por ejemplo, en «He visto a Lucy» (con referencia a Los Beatles), Cerati decidió usar un bajo Hofner, la famosa marca que toca Paul McCartney. Cerati se puso en contacto con Fernando Blanco, Nube 9 y exintegrante de Los Súper Ratones, que tiene uno original. «Me llamó un técnico para preguntarme si le prestaba el bajo. Se lo llevé y pude ser testigo de la grabación. Me impresionó su entusiasmo y el interés que tenía. Lo terminó tocando él. A cada nota le ponía mucho sentimiento. Me preguntó que significaba Nube 9 y le conté que tenía que ver con el disco de George Harrison y que tenía que ver con un estado de meditación. Lo anotó. Después encontré en el track oculto «#» que lo menciona», recordó Blanco.

Richard Coleman, amigo del músico que participó en la grabación del álbum, sostuvo que «Fuerza natural representa el punto mas alto de la carrera de Cerati». «Desde la composición del sonido, la producción y es muy bueno. Él mismo dijo que después de este disco me puedo morir tranquilo. En perspectiva suena horrible, pero refleja lo que él pensaba sobre este disco. Todos los músicos cercanos a él compartimos esa idea, que es el mejor», describió Coleman.

«Cosas imposibles» – Siempre es hoy (2002)

Muchos recuerdan esta canción por su video con unos bebés de juguete bailando en la nursery al ritmo de la canción. También está el músico, con su guitarra, viendo la coreografía. «La idea era hacer dibujos animados, pero eso lleva mucho tiempo y no hubiese salido», reconoció el cantante y guitarrista. Los directores Diego Kaplan y Juan Antín decidieron que los protagonistas fueran bebotes bailarines.

«Yo realmente no encontré una respuesta razonable. Pero a mí esas cosas a veces me gustan también y me pareció divertido poner en un mundo, supuestamente de los adultos, una nursery mecánica. No tenía realmente mucho que ver con la canción en sí, en todo caso sí con el hecho de que fuera una cosa imposible«, agregó el músico en una entrevista sobre la realización del clip.

«Te llevo para que me lleves» – Amor amarillo (1993)

Este álbum marcó el debut como solista de Cerati. En paralelo a su trabajo con Soda, el músico compuso gran parte del material en Chile, donde vivía junto a su esposa Cecilia Amenabar. La pareja esperaba su primer hijo y todo ese sentimiento está presente en algunas canciones del material, en especial en «Te llevo para que me lleves«.

«Es un disco que contiene 11 canciones y surgió casi impulsivamente. No había una idea preconcebida del disco, ni siquiera pensaba sacar un disco solista. Simplemente surgió de un estado especial, de una pulsión que se ejerce cuando empiezan a salir canciones y uno empieza a ver como un paquete de ideas... Lo que sí es cierto es que este disco fue fruto de la distancia que tomé del grupo mientras vivía en Santiago de Chile. Después de mi casamiento, empecé a componer canciones en el living y terminé grabando el disco.

«Es un disco que contiene 11 canciones y surgió casi impulsivamente. No había una idea preconcebida del disco, ni siquiera pensaba sacar un disco solista. Simplemente surgió de un estado especial, de una pulsión que se ejerce cuando empiezan a salir canciones y uno empieza a ver como un paquete de ideas... Lo que sí es cierto es que este disco fue fruto de la distancia que tomé del grupo mientras vivía en Santiago de Chile. Después de mi casamiento, empecé a componer canciones en el living y terminé grabando el disco.

El video de «Te llevo para que me lleves»se grabó en Chile, con la dirección de los argentinos Daniel Bohm y Pablo Fischerman. El rodaje tuvo lugar en un paisaje montañoso y en una habitación donde los protagonistas aparecen rodeados de juguetes infantiles, en relación a la llegada del primer hijo de la pareja. Por esos días, Cecilia presentaba un avanzado embarazo. «Lo viví con mucha emoción. La idea fue de dejarse llevar y no pensar mucho«, describió Amenabar a La Violasobre su participación en el clip.

Cecilia también estuvo en el proceso de creación del tema y canta las primeras estrofas. «Me gusta escribir, tocar un poco la guitarra, y dibujar en mi tiempo libre. Feliz que Gustavo me robara un poco mis cuadernitos y los plasmara en una canción», resaltó.

* Los textuales de Gustavo Cerati fueron tomados del libro «En primera persona» de Maitena Aboitiz.

Fuente: Gustavo Cerati cumpliría 60 años: lo recordamos con cinco de sus grandes hits | La Viola TN Argentina