Médicos esperan que anticuerpos producidos en laboratorio puedan curar COVID-19

Funcionarían como una vacuna, pero es más rápido y temporal. La nota es de La Voz de América.

Los médicos buscan cultivar algunas de las armas más potentes para combatir enfermedades en un tubo de ensayo y desplegarlas contra la COVID-19.

El tratamiento, conocido como terapia de anticuerpos monoclonales, podría servir como un remedio para pacientes infectados con el coronavirus que causa COVID-19 y como una forma de prevenir la infección en trabajadores de salud de primera línea y otras personas de alto riesgo.  Al menos seis compañías esperan probar anticuerpos en pacientes con COVID-19 este verano.

Los anticuerpos monoclonales han demostrado ser herramientas poderosas contra enfermedades como el cáncer y la artritis reumatoide. Un nuevo tratamiento contra el ébola está bajo revisión en la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

Los anticuerpos tienen ventajas sobre los medicamentos convencionales que los colocan cerca del frente del paquete de nuevas terapias en desarrollo contra COVID-19. Por un lado, producirlos es relativamente rápido, gracias a la tecnología desarrollada en los últimos 10 a 15 años.

“Todo el proceso, desde obtener una muestra de sangre hasta tener anticuerpos listos para la clínica, duró aproximadamente tres meses”, dijo la directora de ciencias de anticuerpos Laura Walker de la compañía de biotecnología Adimab.

Si bien las pruebas de seguridad recién comienzan, Walker dijo que el tratamiento con anticuerpos es generalmente bastante seguro. “Todo el mundo produce anticuerpos de forma natural”, señaló.  Y dado que se basan en una parte bien estudiada de las defensas del cuerpo, agregó Walker, “las probabilidades de que un anticuerpo monoclonal sea efectivo son bastante altas”.

Los anticuerpos son una parte clave del sistema inmune. Funcionan uniéndose a un germen invasor. En el caso de los virus, esto impide que el invasor ingrese a una célula y cause una infección.

Saltarse la vacuna

Las vacunas desencadenan la misma respuesta. Pero como no existe una vacuna para COVID-19, “estamos omitiendo el paso de vacunación y estamos produciendo directamente estos anticuerpos”, dijo Joe Jardine de IAVI, una organización de investigación científica sin fines de lucro.

La mayoría de los anticuerpos provienen de personas que se han recuperado de la infección por COVID-19. Su sangre está llena de ellos, por lo que los médicos están evaluando si administrar plasma convaleciente a los pacientes con COVID-19, la parte líquida de la sangre de las personas recuperadas, podría tratar o prevenir la infección.  Pero recolectar suficiente plasma para tratar a un gran número de pacientes requiere mucho trabajo, y el plasma debe analizarse para detectar otras enfermedades que el donante pueda estar portando.

La sangre de los pacientes recuperados también está llena de células que producen anticuerpos. En los últimos años, ha surgido una tecnología que puede clasificar millones de estas células para encontrar las que producen los anticuerpos más potentes contra un germen individual.  Estas células forman la base de un proceso de fabricación para producir grandes cantidades de anticuerpos.  Los pacientes recibirían el tratamiento por inyección o goteo intravenoso.

Hasta ahora, dos compañías tienen terapias con anticuerpos monoclonales que se someten a ensayos clínicos para pacientes hospitalizados con COVID-19. Se espera que al menos otros cuatro comiencen las pruebas este verano.

Los anticuerpos también podrían usarse para proporcionar una protección temporal similar a la vacuna contra la infección.”Esto funcionaría como un recurso provisional” para los trabajadores de la salud u otras personas vulnerables mientras se desarrollan las vacunas, dijo Jardine, o como prevención para las personas mayores que no responden tan bien a las vacunas.  La protección probablemente duraría aproximadamente un mes, posiblemente seis si se modifican los anticuerpos.

El grupo de Walker ha aislado varios anticuerpos que bloquean no solo el coronavirus detrás de COVID-19, sino también el que causó el brote de SARS de 2003 y un coronavirus relacionado encontrado en los murciélagos.

El virus COVID-19 es el tercer coronavirus en menos de dos décadas que emerge de la naturaleza y mata a los humanos. Muchos más circulan en murciélagos y otros animales. A medida que las personas se trasladan cada vez más a los hábitats de la vida silvestre, los humanos entran en contacto con un número creciente de virus.

“Es casi seguro que veremos que algo así suceda en el futuro”, dijo Walker. “Lo que quieres no es solo un anticuerpo que funcione contra el virus actual, sino también contra virus futuros relacionados”.  Ella espera comenzar los ensayos clínicos a finales de este año.

Fuente: Médicos esperan que anticuerpos producidos en laboratorio puedan curar COVID-19 | Voz de América

Relacionados