Trump “estable”, podría volver a la Casa Blanca el lunes, dicen sus médicos

“El paciente sigue mejorando. Ha permanecido sin fiebre desde el viernes por la mañana, sus signos vitales están estables”, dijo el doctor Sean Dooley a periodistas en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde Trump ha estado recibiendo tratamiento desde el viernes. La nota es de La Voz de América.

El equipo médico del presidente Donald Trump dice que el mandatario está “estable” y si continúa mejorando podría ser dado de alta el lunes para continuar el tratamiento en la Casa Blanca.

Trump fue hospitalizado el viernes en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Bethesda, Maryland, tras mostrar síntomas moderados de COVID-19, después que dio positivo a una prueba de la enfermedad.

El médico principal del presidente, el doctor Sean Conley, dijo el domingo por la mañana que el mandatario fue tratado con un esteroide después de una caída en los niveles de oxígeno el sábado.

En una conferencia de prensa, el doctor Conley explicó también que el sábado por la mañana le administraron a Trump el esteroide dexametasona.  Dijo que el nivel de oxígeno del presidente se había reducido al 93%, pero que no tuvo problemas de respiración.

Agregó que la condición del presidente es estable y que el equipo médico espera que Trump no pase en cama este día y coma y beba con normalidad.

Otro de los médicos del presidente dijo que le habían administrado una tercera dosis de Remdesivir.

Un tercer galeno, el doctor Sean Dooley, indicó que si continúa la mejoría del mandatario es posible que sea dado de alta el lunes, para continuar su tratamiento en la Casa Blanca.

El sábado por la noche, el doctor Conley, expresó un optimismo cauteloso, dijo que el mandatario “sigue estando bien” y ha progresado desde su diagnóstico de COVID-19, pero agregó que el presidente “aún no estaba fuera de peligro”. 

En un video que tuiteó el sábado por la noche, Trump dijo que comenzaba a sentirse mejor y que esperaba “volver pronto”. Su médico dice que Trump se ha levantado y movido por su habitación sin dificultad y ha estado trabajando.

El sábado temprano, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo: “Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes, y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa”.

Más tarde esa noche, Meadows le dijo al programa de Fox News “Justice with Jeannine” que había preocupación por la condición del presidente el viernes. “Ayer estábamos muy preocupados”, dijo Meadows. “Él (Trump) tenía fiebre y su nivel de oxígeno en sangre bajó rápidamente”.

Temprano en el día, el grupo de médicos que trata al presidente dio un informe optimista.

“Esta mañana, el presidente está muy bien”, dijo Conley a los periodistas el sábado por la mañana en la entrada principal del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

En su actualización del sábado por la noche, dijo que Trump ha recibido una segunda dosis de remdesivir, “permanece sin fiebre y sin oxígeno suplementario con un nivel de saturación entre el 96% y el 98% durante todo el día”.

Si bien el presidente no está fuera de peligro, sus médicos siguen siendo cautelosamente optimistas, dijo la declaración de Conley. Trump recibirá dosis adicionales de remdesivir el domingo y sus médicos continuarán monitoreándolo de cerca, concluyó el comunicado.

Conley, un médico osteópata y comandante de la Marina de los Estados Unidos, dijo a los periodistas que, en coordinación con un equipo de profesionales médicos del hospital de Bethesda, Maryland, había recomendado que llevaran a Trump allí el día anterior.

“En este momento, el equipo y yo estamos extremadamente contentos con el progreso que ha logrado el presidente”, dijo Conley, quien explicó que el jueves, el día en que Trump dio positivo por la enfermedad causada por el coronavirus, Trump tenía “una tos leve, algo de congestión nasal y fatiga, todos los cuales ahora se están resolviendo y mejorando”.

El médico dijo que no está claro cuánto tiempo deberá permanecer hospitalizado el presidente. No respondió preguntas sobre si Trump alguna vez había requerido oxígeno.

“Lo estamos monitoreando muy de cerca para detectar cualquier evidencia de complicaciones, ya sea de la enfermedad del coronavirus o de las terapias que estamos recetando para mejorarlo”, dijo el Dr. Sean Dooley, un internista.

“Está de muy buen humor”, dijo Dooley, y explicó que cuando el equipo de médicos completó sus rondas el sábado por la mañana, el presidente exclamó: “Siento que hoy podría salir de aquí”.

El equipo de médicos se negó a entrar en detalles sobre el diagnóstico del presidente en respuesta a algunas de las preguntas de los periodistas.

Conley dijo que Trump está recibiendo ecografías y análisis de laboratorio a diario, pero cuando se le preguntó si los escáneres pulmonares han mostrado daños, declinó “entrar en detalles sobre cuáles son los hallazgos”.

El jueves, el presidente de 74 años recibió una dosis alta de un cóctel de terapia de anticuerpos especial experimental desarrollado por Regeneron para combatir el coronavirus, dijo el Dr. Brian Garibaldi, especialista en medicina pulmonar.

“Estamos trabajando muy de cerca con la compañía para monitorearlo en términos de ese resultado”, dijo el médico, quien agregó que el viernes por la noche Trump recibió el primero de un curso de cinco días de remdesivir intravenoso, otro medicamento antiviral que se está estudiando para ver qué tan efectivo es en la lucha contra el COVID-19.

“Si necesita los cinco días, probablemente ese sea el camino”, dijo Conley, y agregó que Trump “ha estado libre de fiebre durante más de 24 horas”.

El equipo de médicos señaló que los días siete a 10 para un paciente con coronavirus son los más preocupantes, debido a la posibilidad de una inflamación grave.

“Todos los días, evaluamos, ‘¿Necesita estar aquí?'”, Dijo el Dr. Conley al responder preguntas de los periodistas durante una sesión informativa de 12 minutos.

Poco después de la conferencia de prensa, Trump tuiteó: “¡Los médicos, enfermeras y TODOS en el GRAN Centro Médico Walter Reed, y otros de instituciones igualmente increíbles que se han unido a ellos, son INCREÍBLES! Se ha logrado un tremendo progreso en los últimos 6 meses en luchando contra esta PLAGA. ¡Con su ayuda, me siento bien!”.

Tanto Trump como la primera dama Melania Trump dieron positivo por el coronavirus el jueves por la noche después de que se confirmara que una de las colaboradoras cercanas del presidente, Hope Hicks, estaba enferma de COVID-19.

El viernes por la noche, Trump tuiteó desde su suite del hospital: “¡Bien, creo! Gracias a todos. ¡¡AMOR!!”.

No ha habido transferencia de poder del presidente hospitalizado al vicepresidente Mike Pence, quien se encontraba en su residencia oficial, el Observatorio Naval de Estados Unidos, según funcionarios de la Casa Blanca.

La enfermedad de Trump se produce un mes antes de las elecciones de noviembre. Su oponente, el nominado por el Partido Demócrata Joe Biden, dijo el viernes que estaba enviando “oraciones por la salud y seguridad de la primera dama y el presidente de los Estados Unidos”.

Biden agregó que la prueba positiva del presidente para COVID-19 es un “recordatorio vigorizante para todos nosotros de que tenemos que tomarnos este virus en serio”.

Trump y Biden estaban a unos 4 metros de distancia en un escenario de debate el martes por la noche en Cleveland, Ohio. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. sugieren al menos 2 metros para fines de distanciamiento social.

La campaña de Biden dijo que el exvicepresidente dio negativo el viernes por el coronavirus.

Hablando el viernes en Grand Rapids, Michigan, Biden, usando una máscara quirúrgica, pidió nuevamente un mandato nacional de máscara, afirmando que podría salvar 100,000 vidas en 100 días.

El coronavirus ha matado a más de 208.000 personas en Estados Unidos e infectó a 7,3 millones en todo el país, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

La campaña de Trump el viernes suspendió todos los eventos de campaña previamente anunciados que involucraban la participación del presidente.

“El vicepresidente Mike Pence, quien dio negativo en la prueba de COVID-19, planea reanudar sus eventos de campaña programados”, dijo el gerente de campaña Bill Stepien en un comunicado.

Un portavoz confirmó el sábado temprano que Stepien también ha dado positivo al virus y está sufriendo “síntomas leves, parecidos a los de la gripe”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el viernes que él y su esposa, Susan, también dieron negativo.

Pompeo y su esposa, y un asistente del Secretario, fueron examinados en un avión 20 minutos antes de aterrizar en Dubrovnik, Croacia. El máximo diplomático del país dijo a los periodistas a su llegada que vio a Trump por última vez el 15 de septiembre en la Casa Blanca y dijo: “Estamos orando por el presidente y la primera dama para que se recuperen rápidamente”.

Tres senadores estadounidenses, todos del Partido Republicano de Trump, han anunciado en los últimos días que todos dieron positivo por el coronavirus. Dos de ellos asistieron al evento del sábado pasado en el Rose Garden de la Casa Blanca, donde el presidente anunció a la jueza Amy Coney Barrett como su nominada para la Corte Suprema.

La exasesora de Trump Kellyanne Conway, quien dejó el personal de la Casa Blanca en agosto pero asistió a ese evento, tuiteó el viernes por la noche que también dio positivo por COVID-19.

También, uno de los asistentes personales del presidente, Nick Luna, dio positivo después de haber viajado con Trump varias veces recientemente, dijo un funcionario de la Casa Blanca el sábado por la noche. El funcionario no estaba autorizado a discutir el asunto dando su nombre y habló bajo condición de anonimato.

Fuente: Trump “estable”, podría volver a la Casa Blanca el lunes, dicen sus médicos | Voz de América

Relacionados