¿Quién inventó la radio?

La historia no es tan clara, y al menos tres importantes inventores se disputan su creación. La nota es de Radionotas.com

Proclamado en 2011 por los Estados Miembros de la UNESCO y adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2012 como Día Internacional, el 13 de febrero se convirtió en el Día Mundial de la Radio (DMR).

La radio es un medio poderoso para celebrar la humanidad en toda su diversidad y constituye una plataforma para el discurso democrático. En el plano mundial, la radio sigue siendo el medio de mayor consumo.

Esta capacidad única de llegar a la más amplia audiencia significa que la radio puede dar forma a la experiencia de diversidad de una sociedad, erigirse como un escenario para que todas las voces se expresen, estén representadas y sean escuchadas.

Las emisoras de radio deben servir a comunidades diversas, ofreciendo una amplia variedad de programas, puntos de vista y contenidos, y reflejar la diversidad de audiencias en sus organizaciones y operaciones.

Con motivo del Día Mundial de la Radio 2021 (DMR 2021), la UNESCO hace un llamamiento a las emisoras de radio para que celebren el décimo aniversario de este evento y los más de 110 años de la radio.

Esta edición del DMR se divide en tres subtemas principales:

  • EVOLUCIÓN. El mundo cambia, la radio evoluciona. Este subtema se refiere a la resistencia de la radio, a su sostenibilidad;
  • INNOVACIÓN. El mundo cambia, la radio se adapta e innova. La radio ha tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías para seguir siendo el medio de la movilidad, accesible en todas partes y para todos;
  • CONEXIÓN. El mundo cambia, la radio se conecta. Este subtema pone de relieve los servicios de la radio para nuestra sociedad: desastres naturales, crisis socioeconómicas, epidemias, etc.

Por esta razón, si usted se quiere unir a esta celebración, la recomendación es que toque o se inspire en alguna de esas tres opciones, y si necesita material preproducido para celebrar este día, lo invito a descargarlo de este sitio: DMR 2021

Todo el material está libre de derechos de autor y puede ser utilizado para promover el Día Mundial de la Radio.

Pero, aprovechando esta fecha, es bueno recordar cómo surgió nuestro medio de comunicación preferido y tratar de dilucidar quién fue realmente su inventor.

¿Quién inventó la radio?

Todos sabemos que Guglielmo Marconi fue su inventor… ¿o no? Veamos qué dice la historia.

Con sus bobinas recién creadas, el inventor Nikola Tesla pronto descubrió que podía transmitir y recibir potentes señales de radio cuando se sintonizaban para resonar en la misma frecuencia.

Cuando una bobina se sintoniza con una señal de una frecuencia particular, literalmente magnifica la energía eléctrica entrante a través de una acción resonante.

A principios de 1895, Tesla estaba listo para transmitir una señal inalámbrica desde su laboratorio en Shoreham, Long Island, hasta West Point, a 80 kilómetros de distancia, pero ese mismo año ocurrió un desastre: un incendio en un edificio consumió su laboratorio, destruyendo su trabajo.

Esta tragedia no pudo haber llegado en un momento menos afortunado. En Inglaterra, un joven experimentador italiano llamado Guglielmo Marconi había estado trabajando arduamente en la construcción de un dispositivo para telegrafía inalámbrica.

El joven Marconi ya había obtenido la primera patente de telegrafía inalámbrica en Inglaterra en 1896. Su dispositivo tenía solo un sistema de dos circuitos, que algunos decían que no era capaz de “cruzar el charco”, refiriéndose a que su señal no era capaz de atravesar el Canal de La Mancha, es decir, entre Inglaterra y la Europa continental.

Sin embargo, Marconi les tapó la boca cuando organizó demostraciones a larga distancia, utilizando un oscilador Tesla que logró transmitir varias señales que, efectivamente, cruzaron el charco.

Tesla presentó sus propias solicitudes básicas de patentes de radio en 1897, que le fueron concedidas en  1900. Por su parte, Marconi hizo su primera solicitud el 10 de noviembre de 1900, pero fue rechazada.

Lo mismo pasó con nuevas solicitudes de Marconi durante los siguientes tres años, que también  fueron rechazadas repetidamente debido a la prioridad de Tesla y otros inventores.

De hecho, la Oficina de Patentes de Estados Unidos dijo en 1903 que Marconi pretendía ignorar el uso del Oscilador de Tesla que, supuestamente, ya se había “convertido en una palabra familiar en ambos continentes” (Europa y América).

Pero ninguna patente es verdaderamente segura, como demuestra la carrera de Tesla. En 1900, la Marconi Wireless Telegraph Company, Ltd. comenzó a prosperar en los mercados de valores, principalmente debido a las conexiones familiares de Marconi con la aristocracia inglesa.

Las acciones de la British Marconi se dispararon de 3 a 22 dólares por acción y el joven y glamoroso noble italiano fue aclamado internacionalmente. Tanto Thomas Alva Edison como Andrew Carnegie invirtieron en Marconi, e incluso Edison terminó convirtiéndose en ingeniero consultor de American Marconi.

Más adelante, el 12 de diciembre de 1901, Marconi logró la hazaña de transmitir y recibir por primera vez señales a través del Océano Atlántico.

Otis Pond, un ingeniero que entonces trabajaba para Tesla, le dijo a su jefe: «Parece que Marconi se te adelantó«. Y Tesla le respondió: «Marconi es un buen tipo. Déjelo continuar. Está usando diecisiete de mis patentes”.

Pero la tranquila confianza de Tesla se hizo añicos en 1904, cuando la Oficina de Patentes de Estados Unidos revirtió repentina y sorprendentemente sus decisiones anteriores y le dio a Marconi una patente por la invención de la radio.

Las razones de esto nunca se han explicado completamente, pero el poderoso respaldo financiero de Marconi en Estados Unidos sugiere una posible explicación.

Nikola Tesla

Tesla estaba envuelto en otros problemas en ese momento, pero cuando Marconi ganó el Premio Nobel en 1911, Tesla estaba furioso. Demandó a la Compañía Marconi por infracción en 1915, pero no estaba en condiciones financieras para litigar un caso contra una corporación tan importante.

No fue hasta 1943, unos meses después de la muerte de Tesla, que la Corte Suprema de Estados Unidos confirmó la patente de radio de Tesla número 645.576.

Y aunque de esta forma se reivindicaba el trabajo y los logros de Tesla, la Corte tenía una oscura razón para reconocer esos derechos.

Resulta que la Compañía Marconi estaba demandando al gobierno de los Estados Unidos por el uso de sus patentes en la Primera Guerra Mundial, así que la Corte simplemente evitó la acción al restaurar la prioridad de la patente de Tesla sobre Marconi.

Pero aquí no termina la historia…

El 7 de mayo de 1945, el Teatro Bolshoi de Moscú se llenó de científicos y funcionarios del Partido Comunista Soviético para celebrar la primera demostración de radio, ocurrida 50 años antes, a cargo de Aleksandr S. Popov.

Fue una oportunidad para honrar con orgullo a una personalidad rusa y tratar de desviar el registro histórico de los logros de Guglielmo Marconi y Nikola Tesla, ampliamente reconocidos en la mayor parte del mundo como los inventores de la radio.

Y para que quedara constancia, el 7 de mayo fue declarado Día de la Radio en toda la Unión Soviética. De hecho, aún se celebra en esa fecha en Rusia hasta el día de hoy.

Estampilla en honor a Alexander S. Popov

El reclamo de la primacía de Popov como inventor de la radio provino de su presentación de un artículo llamado «Sobre la relación de los polvos metálicos con las oscilaciones eléctricas» y su demostración de un aparato detector de ondas de radio en la Universidad de San Petersburgo el 7 de mayo de 1895.

Un año después de su demostración de 1895, Aleksandr Popov usó su aparato de radio para enviar un mensaje en código Morse.

El dispositivo de Popov era un simple cohesionador: un tubo de vidrio con dos electrodos separados por unos centímetros con limaduras de metal entre ellos. El dispositivo se basó en el trabajo del físico francés Edouard Branly, quien describió ese circuito en 1890, y del físico inglés Oliver Lodge, quien lo refinó en 1893.

Los electrodos inicialmente tendrían una alta resistencia, pero cuando se golpeaban con un impulso eléctrico, se desarrollaba una ruta de baja resistencia que permitiría la conductividad hasta que las limaduras de metal se agrupaban y la resistencia se volvía demasiado pronunciada.

El cohesor tenía que ser golpeado o agitado después de cada uso para volver a esparcir las limaduras.

Según el Museo Central de Comunicaciones A. S. Popov de San Petersburgo, Rusia, el dispositivo de Popov fue el primer receptor de radio del mundo capaz de distinguir señales por duración.

Usó un indicador de cohesión Lodge y agregó un relé de telégrafo polarizado, que sirvió como amplificador de corriente continua. El relé permitió a Popov conectar la salida del receptor a una campana eléctrica o aparato de telégrafo, proporcionando retroalimentación electromecánica.

La retroalimentación reiniciaba automáticamente el cohesor: cuando sonaba la campana, el cohesor se agitaba al mismo tiempo y no había que golpearlo después de cada uso.

El receptor de radio de Popov

El 24 de marzo de 1896, Popov dio otra demostración pública innovadora, esta vez enviando código Morse a través de telegrafía inalámbrica.

Una vez más en la Universidad de San Petersburgo, en una reunión de la Sociedad Físicoquímica Rusa, Popov envió señales entre dos edificios separados por 243 metros. Un profesor estaba parado junto al tablero de clase en el segundo edificio, registrando las letras que el código Morse deletreaba. Ese primer mensaje en código Morse fue “Heinrich Hertz”.

Los diseños basados ​​en cohesores similares a los de Popov se convirtieron en la base de los equipos de comunicación por radio de primera generación, y permanecieron en uso hasta 1907, cuando los receptores de cristal los eclipsaron.

Popov era contemporáneo de Marconi, pero los dos desarrollaron sus aparatos de radio de forma independiente sin saber en qué estaba trabajando el otro.

Hacer una afirmación definitiva de quién fue el inventor de la radio se complica por la documentación inadecuada de los eventos, las definiciones contradictorias de lo que constituye la radio y el orgullo nacional.

Una de las razones por las que Marconi recibe el crédito y Popov no es que Marconi era mucho más inteligente en materia de propiedad intelectual.

Una de las mejores formas de preservar su lugar en la historia es obtener patentes y publicar los resultados de su investigación de manera oportuna.

Popov no hizo ninguna de las dos cosas. Nunca buscó una patente para su detector de rayos y no hay ningún registro oficial de su demostración del 24 de marzo de 1896. De hecho, Popov abandonó la radio finalmente para centrar su atención en las ondas Röntgen recién descubiertas, también conocidas como Rayos X.

Marconi, por su parte, solicitó una patente británica el 2 de junio de 1896 que se convirtió en la primera solicitud de patente en radiotelegrafía. Rápidamente reunió capital para comercializar su sistema, construyó una vasta empresa industrial y pasó a ser conocido, fuera de Rusia, como el inventor de la radio.

Aunque Popov nunca buscó comercializar su radio como un medio para enviar mensajes, sí vio potencial en su uso para registrar perturbaciones en la atmósfera mediante lo que sería un detector de rayos.

En julio de 1895, instaló su primer detector de rayos en el observatorio meteorológico del Instituto Forestal de San Petersburgo que era capaz de detectar tormentas eléctricas hasta a 50 kilómetros de distancia.

Popov instaló un segundo detector al año siguiente en la Exposición Industrial y de Arte de toda Rusia en Nizhny Novgorod, a unos 400 km al este de Moscú. De esta forma, aunque no puedo recibir el crédito de haber inventado la radio, sí se le podría reconocer por haber inventado el primer detector de rayos…

(Esta historia se basó en dos artículos: “Who invented radio?” de PBS y “Who Invented Radio: Guglielmo Marconi or Aleksandr Popov?” de Spectrum)

Fuente: ¿Quién inventó la radio? | Radionotas.com

Relacionados