Radio Recital

Pekín corta el Servicio Mundial de la BBC en China

Una semana después de la revocación de la licencia del canal estatal chino CGTN en el Reino Unido, Pekín acaba de prohibir las emisiones del servicio de noticias internacional de la BBC. La cadena estatal británica ya no puede difundir sus programas en el gigante asiático. La nota es de Radio Francia Internacional.

El Año Nuevo Lunar llega con malas noticias para el equipo de la BBC en China, aunque en realidad esta decisión no es una sorpresa. El regulador chino esperó a que llegara el año del buey para publicar su decisión. Tres líneas en el sitio de la administración nacional de radio y televisión condenando al canal británico por emitir “noticias falsas” sobre Xinjiang o la gestión de la epidemia de Covid-19.

La Administración Nacional de Radio y Televisión china “no permite que la BBC continúe retransmitiendo en China, y no acepta la renovación de su permiso anual”, indicó en un comunicado el regulador del régimen comunista.

Quedaba claro en las últimas horas que los medios de comunicación estatales no estaban disfrutando de los raviolis de medianoche, como es la tradición de la luna nueva, o habían planeado el golpe. Un aluvión de publicaciones al mismo tiempo en las redes sociales, empezando por un extenso editorial de CGTN en el que se condenan “las informaciones ideológicas y tendenciosas y el frenesí de mentiras sobre las políticas de China en la Región Autónoma Uigur”, en alusión a la persecución de la que es objeto la minoría musulmana.

Tras las disculpas exigidas la semana pasada por el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, mientras la BBC defendía la imparcialidad de sus periodistas, el diario nacionalista Global Times amenazó el jueves por la noche con ir más allá si la cadena “no se corrige” y habló de la posible expulsión de corresponsales.

En la China continental, la BBC se veía hasta ahora principalmente desde los hoteles frecuentados por extranjeros. Ahora Debe seguir emitiendo sus programas en Hong Kong.

“Nos decepciona que las autoridades chinas hayan decidido dar este paso”, dijo una portavoz de la BBC. “La BBC es la emisora de noticias internacionales más fiable del mundo, que cubre las historias de todo el mundo con honestidad, imparcialidad y sin miedo ni favoritismos”, subrayó.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, calificó la prohibición de “atentado inaceptable contra la libertad de prensa” y aseguró que “sólo dañará la reputación de China a los ojos del mundo”.

Estados Unidos también denuncia la medida

“Condenamos de manera absoluta la decisión”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, quien hizo un llamado a China y a “otras naciones con un control autoritario sobre la población a que permitan el pleno acceso a internet y la libertad de medios”.

La medida llega en plena tensión entre ambos países desde que Pekín impusiera una ley de seguridad en Hong Kong, antigua colonia británica, y Londres prohibiera al chino Huawei participar en su red 5G.

 El último pulso vino tras la decisión días atrás del regulador británico de revocar la licencia de la cadena china CGTN por infringir la legislación británica sobre propiedad estatal.

Un informe que molesta 

La BBC, que también emitió un duro documental en el que acusa a China de encubrir los orígenes del covid-19, difundió el 3 de febrero un informe sobre la situación de los uigures en los campos de detención chinos.

En base a numerosos testimonios, la BBC informó de las denuncias de violaciones sistemáticas, de abusos sexuales y de torturas a mujeres detenidas por parte de la policía y los guardias de la región occidental de Xinjiang, en China.

La región alberga la etnia uigur, mayoritariamente de confesión musulmana, y registró en los últimos años una fuerte represión por parte de las fuerzas chinas en respuesta a disturbios separatistas.

El reportaje describe torturas con descargas eléctricas, incluida la violación anal por guardias usando porras eléctricas. Las mujeres habrían sido sometidas a violaciones colectivas y a la esterilización forzada.

“Los gritos resonaban en todo el edificio”, según uno de los testigos citado en la información.

 Los grupos de defensa de los derechos humanos estiman que al menos un millón de uigures y otros musulmanes de habla turca están detenidos en campos en Xinjiang.

Fuente: Pekín corta el Servicio Mundial de la BBC en China | Radio Francia Internacional

Salir de la versión móvil