Gobernador Cuomo se niega a renunciar ante acusaciones de acoso sexual

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, no sólo afronta acusaciones de acoso sexual, sino también un escándalo por supuestamente haber manipulado las cifras de muertes por coronavirus en hogares de ancianos estatales. La nota es de La Voz de América.

El Gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, una de las principales figuras políticas demócratas en Estados Unidos, rechaza los pedidos de dimisión ante un número creciente de acusaciones de que ha acosado sexualmente a mujeres jóvenes.

Durante el fin de semana, dos líderes demócratas clave de la Cámara de Representantes de Nueva York, la líder de la mayoría del Senado estatal Andrea Stewart-Cousins ​​y el presidente de la Cámara de Representantes Carl Heastie, dijeron que Cuomo debería considerar renunciar después de que cinco mujeres, cuatro de las cuales trabajaban para el gobernador, lo acusaron de avances no deseados.

Pero Cuomo dijo el domingo: “No hay forma de que renuncie. Hagamos la investigación del fiscal general, obtengamos los hallazgos y luego partiremos de ahí “.

Hace un año, cuando el coronavirus arrasó a Nueva York, el cuarto estado más grande de Estados Unidos con 19 millones de residentes, Cuomo fue considerado como un líder ejemplar en el manejo de los peores efectos de la pandemia. Cerró negocios no esenciales en el estado y celebró conferencias de prensa diarias para ridiculizar al gobierno nacional por su vacilante respuesta.

Pero más recientemente, las investigaciones han revelado que los funcionarios de salud de Cuomo no contaron correctamente el número de muertes por coronavirus en hogares de ancianos en el estado, y luego surgieron las acusaciones de acoso.

Stewart-Cousins, líder demócrata del Senado estatal, dijo en un comunicado: “Nueva York todavía se encuentra en medio de esta pandemia y todavía enfrenta los impactos sociales, económicos y de salud de la misma. Necesitamos gobernar sin distracciones diarias. Por el bien del estado, el gobernador Cuomo debe renunciar ”.

Heastie dijo más tarde que “comparte el sentimiento”.

“Tenemos muchos desafíos que abordar, y creo que es hora de que el gobernador considere seriamente si puede satisfacer eficazmente las necesidades de la gente de Nueva York”, dijo Heastie.

Mientras tanto, los legisladores republicanos estatales dijeron el lunes que están lanzando un esfuerzo para acusar a Cuomo.

Pero Cuomo, de 63 años, en medio de su tercer mandato de cuatro años como líder del estado, dijo que no tiene intención de renunciar, diciendo que sería “antidemocrático”.

Los problemas de Cuomo comenzaron con la dramática falta de información sobre el número de muertes por COVID-19 entre los residentes de cuidados a largo plazo en hogares de ancianos en el estado. La cifra es ahora de 15.000, frente a los 8.500 divulgados anteriormente.

Un importante asistente de Cuomo dijo a los legisladores estatales que los funcionarios temían que la información “fuera utilizada en nuestra contra” por posibles investigaciones federales que se originaron en el Departamento de Justicia bajo la administración del ex presidente Donald Trump, durante mucho tiempo un rival político republicano de Cuomo.

Sin embargo, varias noticias dicen que la Justicia está investigando el número de muertos incluso cuando un demócrata, el presidente Joe Biden, un aliado político de Cuomo, ha asumido el poder en Washington.

Las acusaciones de acoso se centran en los supuestos avances no deseados de Cuomo.

Una de las mujeres, Lindsey Boylan, exfuncionaria estatal de desarrollo económico, alegó que la acosó en varias ocasiones entre 2016 y 2018 y, sin que ella lo deseara, la besó en los labios en su oficina de la ciudad de Nueva York, una acusación que Cuomo negó.

Otra mujer, Charlotte Bennett, una ex asistente del gobernador de 25 años, lo acusó de acosarla sexualmente el año pasado. Ella le dijo al New York Times que el gobernador le preguntó sobre su vida sexual y si alguna vez había tenido relaciones sexuales con hombres mayores.

“Comprendí que el gobernador quería acostarse conmigo y me sentí terriblemente terriblemente incómoda y asustada”, dijo Bennett al periódico. “Y me preguntaba cómo iba a salir de ahí y asumí que era el final de mi trabajo”. Dejó su trabajo estatal en noviembre.

En un tercer caso, Anna Ruch, una mujer que Cuomo acababa de conocer en la recepción de una boda, dijo que se sintió “incómoda y avergonzada” cuando el gobernador le puso las manos en la cara y le pidió que lo besara.

Cuando se le preguntó la semana pasada sobre las acusaciones de acoso sexual contra Cuomo, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Biden cree que “toda mujer que se presente debe ser tratada con dignidad y respeto”. Psaki agregó: “Eso se aplica a Charlotte, eso se aplica a Lindsey”, refiriéndose a dos de los acusadores del gobernador.

Cuomo ha reconocido que pudo haber hecho comentarios inapropiados a Bennett que podrían “haber sido malinterpretados como un coqueteo no deseado”.

El gobernador dijo que sus comentarios eran parte de su vida laboral, donde a veces “se burlaba de la gente sobre sus vidas y relaciones personales”.

“Ahora entiendo que mis interacciones pueden haber sido insensibles o demasiado personales y que algunos de mis comentarios, dada mi posición, hicieron que otros se sintieran de una manera que nunca pretendí”, dijo Cuomo en un comunicado. “Reconozco algunas de las cosas que he dicho han sido malinterpretadas como un coqueteo no deseado. En la medida en que alguien se sintió así, realmente lo siento “.

Cuomo dijo que permitiría a la procuradora general del estado, Letitia James, nombrar a quien quisiera para investigar las acusaciones de acoso en su contra y otorgarle poderes de citatoria para testigos.

Fuente: Gobernador Cuomo se niega a renunciar ante acusaciones de acoso sexual | Voz de América