Radio Recital

[VERIFICADO POR VOZ DE AMÉRICA] TV venezolana dice que vacuna china contra COVID-19 tiene 97% de efectividad, pero hasta China lo desmiente

En tiempos de desinformación y noticias falsas, La Voz de América lanza su nueva plataforma de Fact Check: “Verificado” donde la principal protagonista es la vedad.

La Corporación Venezolana de Televisión (VTV), la estación de televisión oficial del Gobierno de Venezuela, informó el pasado 8 de diciembre que CoronaVac, la vacuna COVID-19 de China, mostró una eficacia del 97 por ciento, lo que significa que en las pruebas en humanos, la vacunación resultó en un 97 por ciento menos de casos de lo que podría esperarse sin ella.

Esa estadística provino de la compañía farmacéutica estatal de Indonesia Bio Farma, un socio del fabricante de vacunas chino Sinovac Biotech, basado en los primeros ensayos clínicos.

Sin embargo, ese mismo día, Bloomberg News informó que Sinovac había negado la afirmación de eficacia del 97 por ciento.

El portavoz de Sinovac dijo a Bloomberg News que la vacuna “creó anticuerpos entre el 97% de los que se administraron con ella en un ensayo de etapa final en Indonesia, pero su eficacia aún no se ha determinado”. La cifra del 97 por ciento se refería a la tasa de seroconversión: si la vacuna produce anticuerpos transmitidos por la sangre para combatir las infecciones.

Bio Farma no respondió a la solicitud de comentarios de Bloomberg, indicando en cambio que se espera un informe de ensayos de Fase III a gran escala de la vacuna en enero de 2021, cuando se calcularán las tasas de eficacia.

El gobierno venezolano planea usar las vacunas contra el coronavirus tanto de China como de Rusia para inocular a la población. A fines de octubre, el presidente Nicolás Maduro, dijo que “las vacunas rusas y chinas deberían llegar entre diciembre y enero, y vamos a comenzar con la vacunación”, según informó entonces Reuters.

Venezuela recibió a principios de octubre un lote de la vacuna rusa para combatir el coronavirus, Sputnik V, como parte de ese ensayo clínico de fase III de Rusia. Eso convirtió a Venezuela en el primer país de América Latina en recibir la vacuna. El ministro de Salud del país dijo que 2.000 voluntarios participarían en ensayos clínicos que comenzaban en noviembre.

Luego, el 11 de octubre, Maduro anunció que llegaría una vacuna china “en los próximos días” para los ensayos de Fase III. Dijo que la vacuna estaría “garantizada para todos los venezolanos” y “totalmente gratis”, según informó entonces Deutsche Welle (DW).

Sin embargo, desde la llegada del Sputnik V al país, algunos miembros de la comunidad médica se han pronunciado sobre la falta de información. A pesar de estar complacida con la participación de Venezuela en los estudios de vacunas, la Dra. María Graciela López García, presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, le dijo a DW que muchos profesionales médicos se quedaron sin acceder a los datos.

“No hay nada más contraproducente para un programa de vacunación que la desconfianza porque no se logra la cobertura deseada”, dijo.

En noviembre, Maduro dijo que su gobierno planeaba obtener 10 millones de dosis de la vacuna rusa y agregó que “Venezuela fabricará la vacuna rusa en los laboratorios venezolanos”.

Tanto Rusia como China se han dirigido a América Latina para la distribución de sus vacunas.

Como informó The New York Times en diciembre, China ha estado expandiendo su influencia en la región a través de su iniciativa Belt and Road, que proporciona préstamos y contratistas para grandes proyectos de infraestructura. Es probable que China sea el primero en distribuir ampliamente las vacunas COVID-19 en los países de América Latina, una preocupación para EE. UU.

En julio, China ofreció un préstamo a países de América Latina y el Caribe para el acceso a la vacuna para combatir el CODIV-19. Según CNN, el Ministerio de Relaciones Exteriores de México dijo que el canciller chino Wang Yi había prometido que “la vacuna desarrollada en su país será un beneficio público de acceso universal, y que su país designará un préstamo de 1.000 millones de dólares para apoyar el acceso [a la vacuna] para las naciones de la región”.

México, Chile, Perú y Venezuela han estado trabajando con vacunas chinas. En Brasil, los gobernadores estatales han llegado a acuerdos con los fabricantes de vacunas chinos.

En octubre, el presidente Jair Bolsonaro dijo que no compraría vacunas de China, a pesar de que el Ministerio de Salud de Brasil anunció la compra de 46 millones de dosis de CoronaVac y el Instituto Butantan, uno de los principales centros científicos del mundo, recibió dosis de CoronaVac. Bolsonaro retiró su declaración el mes siguiente, diciendo que las instituciones brasileñas podrían comprar vacunas chinas.

El 2 de diciembre, la revista científica Nature arrojó luz sobre las preocupaciones de los inmunólogos, legisladores y patrocinadores chinos sobre el “rápido progreso de su país y los incentivos que se han creado para que las empresas y los investigadores apresuren su trabajo”.

Tras haber sido criticados por permitir que el virus se propagara después de su descubrimiento en la ciudad de Wuhan, los científicos chinos que trabajan en la vacuna sienten que “están salvando al mundo y pueden exonerarse a sí mismos ante los ojos del público”, dijo a Nature Elanah Uretsky, una antropólogo médico de la Universidad Brandeis en Waltham, Massachusetts.

Fuente: TV venezolana dice que vacuna china contra COVID-19 tiene 97% de efectividad, pero hasta China lo desmiente | Voz de América

Salir de la versión móvil