Centenario de la Tumba del Soldado Desconocido honra a todas las bajas de guerra estadounidenses

Durante más de 80 años, guardias de honor especialmente seleccionados han vigilado el sarcófago las 24 horas del día, incluso con mal tiempo. La nota es de La Voz de América. 

“Aquí descansa en honrada gloria un soldado estadounidense conocido por Dios», dice la inscripción grabada en la gran lápida de mármol blanco de la Tumba del Soldado Desconocido. Encaramado en la ladera de una colina en el Cementerio Nacional de Arlington, el monumento tiene vista a Washington.

La tumba «es un terreno sagrado», dijo Tim Frank, historiador del cementerio militar más grande de Estados Unidos, el lugar de descanso final de más de 400.000 hombres y mujeres.

Es un lugar donde la gente puede honrar no solo al soldado desconocido, que murió durante la Primera Guerra Mundial, sino a todos los soldados, conocidos y desconocidos, que dieron su vida en las guerras de Estados Unidos, dijo Frank a VOA.

«Es el monumento militar más sagrado de la nación» y está custodiado todo el tiempo, agregó el historiador Philip Bigler, autor de La Tumba del Soldado Desconocido: Un siglo de honor.

El Día de los Veteranos, anteriormente el Día del Armisticio, es un feriado federal que se observa el 11 de noviembre para rendir homenaje a los veteranos militares. Este año también se conmemora el centenario de la Tumba del Soldado Desconocido, que atrae a varios millones de visitantes cada año.

Hay una reverencia silenciosa cuando una guardia de honor del Ejército camina de un lado a otro en la tumba en un patrón perfectamente sincronizado.

«No esperaba estar tan conmovida», dijo Alicia Davis, una visitante de Memphis, Tennessee. «Y ver al guardia proteger la tumba me hizo darme cuenta de cuántas personas han muerto por este país».

Orígenes de la tumba

El monumento también es un recordatorio de la sangrienta historia de la Primera Guerra Mundial.

Millones de personas murieron durante la Gran Guerra, que tuvo lugar principalmente en Europa entre 1914 y 1918. Estados Unidos sufrió más de 100.000 bajas. Debido a que muchos de los soldados que murieron no pudieron ser identificados, fueron enterrados en cementerios militares estadounidenses en Europa.

Gran Bretaña y Francia enterraron cada una a un soldado desconocido el Día del Armisticio en 1920, y Estados Unidos pronto hizo lo mismo.

En 1921, un soldado estadounidense desconocido fue llevado de Francia a Washington para su entierro en el Cementerio Nacional de Arlington.

En lugar de elegir honrar a un general con un monumento, los tres países seleccionaron «al soldado raso desconocido como un héroe de la Primera Guerra Mundial», dijo Bigler.

El soldado desconocido llegó a Washington con fanfarrias generalmente reservadas para dignatarios. El cuerpo yacía en capilla ardiente en la Rotonda del Capitolio de los Estados Unidos, donde unos 90.000 visitantes presentaron sus respetos. Luego, en el Día del Armisticio, durante una ceremonia para enterrar al soldado, el presidente de Estados Unidos, Warren G. Harding, elogió al soldado y dijo: «Murió por su país, y nadie tiene mayor devoción que este».

Los visitantes fueron recibidos en la tumba, que estaba marcada con una simple losa de piedra y nada más. Sin embargo, cuando las familias comenzaron a realizar picnics en él, se colocó un guardia civil para proteger el lugar.

En 1931, el conocido cubo de mármol blanco se colocó encima de la losa.

Años más tarde, los soldados estadounidenses desconocidos de la Segunda Guerra Mundial y las guerras de Corea y Vietnam fueron colocados en criptas frente a la tumba. Desde entonces, el soldado de la guerra de Vietnam ha sido identificado mediante análisis de ADN y fue enterrado nuevamente en su ciudad natal. Su bóveda ha permanecido vacía para rendir homenaje a todos los miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que aún están desaparecidos en la guerra.

Es poco probable que otro soldado desconocido sea sepultado en el cementerio, señaló Frank.

«Eso es porque cada miembro del servicio ahora proporciona una muestra de ADN», dijo.

El papel de la guardia de honor

Tan conocidos como la tumba son los soldados que la custodian.

Durante más de 80 años, guardias de honor especialmente seleccionados han vigilado el sarcófago las 24 horas del día, incluso con mal tiempo.

Gavin McIlvenna es el presidente de la Sociedad de la Guardia de Honor, una organización sin fines de lucro que educa a la gente sobre los soldados desconocidos.

A fines de la década de 1990, formó parte del 3er Regimiento de Infantería el Ejército de EE. UU., conocido como la Vieja Guardia, los protectores de la tumba.

Para los guardias de honor, dijo, «es una oportunidad para retribuir, mostrar nuestro respeto y agradecer a los soldados desconocidos por su servicio».

La sargento Chelsea Porterfield acaba de terminar su período de servicio en la tumba como la primera mujer sargento de la Guardia, dirigiendo las operaciones diarias. Ella es una de las pocas mujeres soldados que han protegido la tumba.

«Es un desafío de muchas maneras, física y mentalmente, pero las razones por las que lo hacemos son más importantes que el frío, la lluvia, el hambre o el cansancio. Siempre habrá una pequeña parte de mí», dijo.

Durante 100 años, la Tumba del Soldado Desconocido ha tocado profundamente la vida de tantas personas, dijo Bigler.

«Han muerto muchos soldados para que podamos tener la libertad que damos por sentada», dijo. «Este monumento representa el sacrificio máximo que pagaron por la libertad en Estados Unidos».

El veterano de Vietnam Peter Carlyle de Alexandria, Virginia, resume su experiencia en la Tumba del Soldado Desconocido en unas pocas palabras sencillas: «Me enorgullece ser estadounidense».

Fuente: Centenario de la Tumba del Soldado Desconocido honra a todas las bajas de guerra estadounidenses | Voz de América