Demócratas conservan control del Senado de EEUU, pero resultado de la Cámara sigue sin resolverse

Los republicanos tienen una ventaja de 211-204 en la Cámara de Representantes con elecciones para 20 escaños aún por decidir en la búsqueda de ambos partidos por una mayoría de 218 escaños en la cámara baja de 435 miembros. La nota es de La Voz de América.

Los demócratas tendrán un estrecho control del Senado cuando el nuevo Congreso asuma el cargo en enero, pero el control de la Cámara de Representantes seguía siendo incierto el domingo, cinco días después de las elecciones de la semana pasada.

Los republicanos tienen una ventaja de 211-204 en la Cámara con elecciones para 20 escaños aún por decidir en la búsqueda de ambos partidos por una mayoría de 218 escaños en la cámara baja de 435 miembros.

La mayoría de los analistas políticos de EEUU predicen que cuando se cuenten los votos restantes en las elecciones legislativas, lo que podría llevar varios días, es probable que los republicanos ganen una mayoría muy estrecha, tal vez con 219 a 222 escaños contra 216 a 213 para los demócratas, bueno por debajo de las predicciones preelectorales de los líderes republicanos.

Los demócratas aseguraron un escaño número 50 en el Senado de 100 miembros el sábado por la noche cuando la asediada senadora por Nevada Catherine Cortez Masto, considerada la titular más vulnerable de los demócratas que buscaba la reelección, superó por poco a Adam Laxalt, exfiscal general en el estado occidental. Ganó por medio punto porcentual.

“Superamos las probabilidades”, dijo el presidente demócrata Joe Biden a los periodistas en Camboya, donde asistió a una cumbre de naciones asiáticas antes de dirigirse a Bali, Indonesia, para una cumbre de las 20 economías más grandes del mundo. “Me siento bien y espero con ansias los próximos dos años”.

Una agenda cargada

A pesar de la incertidumbre electoral, el Congreso debe aprobar el presupuesto federal y autorizar el proyecto de ley anual de política de defensa en las próximas semanas.

Los legisladores también esperan impulsar otros proyectos de ley, incluido uno para aumentar el techo de la deuda y otro para codificar el aborto a nivel federal.

Así dijo en Indonesia el presidente Joe Biden: “Creo que vamos a acercarnos mucho en la Cámara Baja, creo que va a estar muy cerca, pero no creo que lo logremos».

Entre tanto, los republicanos analizan su mal rendimiento en las votaciones. Todos los candidatos que desconocen la victoria de Biden en 2020 perdieron sus contiendas en estados donde el voto estaba más reñido para ser el principal funcionario electoral.

Chris Sununu, gobernador republicano de New Hampshire dijo: “La calidad de los candidatos importa. Hay una sensación de extremismo con la que muchos republicanos fueron pintados, con razón o no. Como estadounidenses, tenemos que arreglar el extremismo ahora mismo, y creo que eso es exactamente lo que vieron».

Las conversaciones por los puestos de liderazgo del nuevo Congreso centrarán la atención esta semana, ya que los legisladores de ambos partidos miran ya hacia el próximo curso legislativo. Se prevé que Chuck Schumer se mantenga como líder de la mayoría en el Senado, pero aún es pronto para saber quién podría estar al frente de la Cámara Baja.

Sin rastro de la «ola roja»

Antes de las elecciones del martes pasado, los encuestadores y analistas políticos de EEUU habían pronosticado una «ola roja» radical de victorias republicanas en la Cámara y una posible victoria en el Senado también.

El propio Schumer, senador demócrata por el estado de Nueva York, quien tiene prácticamente asegurado el permanecer como líder de la mayoría en la Cámara Alta, calificó los resultados como una “vindicación” para los demócratas y su agenda.

Dijo que los republicanos habían rechazado a los votantes con extremismo y “negatividad”, incluida la insistencia errónea de algunos candidatos de que las elecciones de 2020 le habían sido robadas al entonces presidente Donald Trump. “Estados Unidos demostró que creíamos en nuestra democracia”, dijo Schumer a los periodistas.

Los republicanos en su mayoría se mantuvieron callados sobre el resultado del Senado, aunque como quedó claro en los últimos días que no se iba a materializar una gran cantidad de victorias republicanas, algunos funcionarios del partido ya estaban echando la culpa. Esto incluyó apuntar a Trump por su apoyo a los candidatos, muchos de los cuales perdieron, que se basó en gran medida en si estaban de acuerdo con su afirmación de que lo engañaron para otro mandato de cuatro años.

Trump ha señalado que planea anunciar su candidatura presidencial de 2024 el martes.

Poco después de que se hiciera evidente la victoria de Cortez Masto, el senador republicano Josh Hawley de Missouri dijo en Twitter: “El viejo partido está muerto. Hora de enterrarlo. Construye algo nuevo”.

La victoria de Cortez Masto asegura a los demócratas la misma cantidad de escaños que en el Senado actual, que ahora tiene una división de 50 a 50 entre republicanos y demócratas. Aún está pendiente la segunda vuelta de las elecciones en el estado sureño de Georgia el 5 de diciembre, en la que el actual senador demócrata Raphael Warnock se enfrentará a su oponente republicano, Herschel Walker, una exestrella del fútbol universitario y profesional reclutada para la contienda por Trump.

En el Senado actual, la vicepresidenta Kamala Harris, como presidenta de la cámara alta, ocasionalmente ha emitido votos de desempate en apoyo de la agenda demócrata. Una victoria de Warnock en la contienda de Georgia aumentaría la mayoría demócrata, dándoles una mayoría en las comisiones que dan forma a la legislación o, si Walker gana, preservaría el status quo político.

Una victoria republicana en la Cámara de Representantes les daría a los republicanos la vocería para dirigir la cámara, y el congresista por California Kevin McCarthy, ahora líder de la minoría republicana, ya está llamando a los miembros del partido para pedir su apoyo.

Si los republicanos controlan la Cámara, un republicano, McCarthy u otro legislador del partido, reemplazaría a la actual presidenta de la Cámara, la congresista demócrata Nancy Pelosi, y bajo la Constitución de EEUU, se convertiría en el tercero en la línea de sucesión a la presidencia del país después del vicepresidente si los puestos de ambos líderes quedaran vacantes y fuera necesario cubrirlos.

Una ventaja estrecha para los republicanos probablemente le daría al partido la entrada para investigar los pasos en falso de la administración Biden durante los primeros dos años de su presidencia, incluida la caótica retirada militar de Afganistán el año pasado y la afluencia continua de inmigrantes indocumentados a través de la frontera suroeste de Estados Unidos con México.

La legislación en una Cámara controlada por los republicanos puede ser simplemente ignorada por el Senado liderado por Schumer si los demócratas no están de acuerdo con tales propuestas.

En el programa “State of the Union” de CNN, Pelosi se negó a predecir que los demócratas superarían la actual ventaja republicana en la carrera por la Cámara para alcanzar la mayoría de 218 escaños, pero dijo: “Ya veremos. Hay tantos votos fuera” por contar todavía.

Pero agregó: “Hace dos meses, ¿quién hubiera predicho que esta ola roja se convertiría en un pequeño goteo? Todavía estamos vivos; las carreras están reñidas. Todavía creemos que tenemos una oportunidad”.

Fuente: Demócratas conservan control del Senado de EEUU, pero resultado de la Cámara sigue sin resolverse | Voz de América

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba